Guía interactiva de Decoración de interiores y Estilos

DECORACION INTERIORES


Archivos de ‘Cama en estilo isabelmo’


Cama modelo isabelino 0

Escrito el 13 marzo, 2011 por admin

Cada una de las camas es totalmente diferente siguiendo un estilo propio de la colección. En la fotografía modelo Isabena

Cama en estilo isabelmo 1

Escrito el 27 enero, 2009 por admin

Digamos, siguiendo conceptos consagrados, que así como el arte anterior fue llamado monástico, el que floreció en Inglaterra durante el siglo XV, llegó a ser llamado mercantil. Todo empezó a achatarse, a bajar a la tierra. La arquitectura de aspiración catedralicia descendió a un destino doméstico. Así, pues, no ha de extrañar la presencia de arco muy rebajado en substitución del muy apuntado ojival. Y aquí conviene otra aclaración interesante: el arco rebajado estaba dado en el Tudor bastante antes de la ruptura religiosa de Enrique VIII con Roma y la consiguiente instauración del anglicanismo. No nos parece, por tanto, excesiva elucubración pensar que el estilo “descendente’ se habíadado con un sentido premonitorio. Y que el Renacimiento estaban aún lejos de su introducción en las islas británicas, aunque, asimismo, podríamos preguntarnos: ¿no debería el Tudor ser considerado como una manifestación particular del Renacimiento inglés? Es como para pensarlo.
La aparición de grandes ventanas rectangulares, como manifiesto deseo de propender a una mayor comunicación con el exterior, es otro signo que merece ser señalado, al propio tiempo que las llamadas bow Windows “, esto es, ventanas salientes, verdaderos miradores que predisponen a la contemplación del mundo de afuera, cuando asimismo, los interiores van, cada vez, superando las condiciones de simples habitáculos para convertirse en lugares de grata permanencia. Empiezan a desaparecer las bóvedas y las tracerías, en tanto que el ladrillo ya rivaliza en jerarquía con la piedra, en las residencias de los acaudalados. Quienes quieren interpretar tal jerarquizaron como símbolo hallarán justificativo en los esfuerzos efectuados por el segundo de los Tudor en procura de la nivelación social, a pesar de que, después del proceso de anulación monástica provocada por el cisma religioso, surgió la preponderancia de quienes cedieron a los apetitos de la apropiación de bienes. Surge, en ese momento, algo muy visible: muchas de las construcciones empiezan a responder a la intención de perpetuar arquitecturas características, ya desarraigadas de su destino preciso. Así, pues, aunque todavía perduren sus rasgos aparentes, la casa no constituye ya una fortaleza, por más que subsistan las almenas, esos dientes que reibetean los bordes de los muros de los viejos castillos.



↑ Top