Guía interactiva de Decoración de interiores y Estilos

DECORACION INTERIORES


Archivos de ‘LOS MUEBLES CONTENEDORES’


Diversas alturas de muebles contenedores 0

Escrito el 09 diciembre, 2008 por admin

Alturas accesibles
En el dibujo se muestra diversas alturas de muebles contenedores. Los de 70I75 y 140 cm para referirnos a las dos alturas estándar mayormente empleadas son muy aptos para guardar vajilla y mantelería. Además, el plano superior (sobre todo el mueblecillo de 73) servirá como apoyo para facilitar el servicio de la mesa. Una altura superior a los 140 cm raramente es útil, porque no se podría insertar los cajones (que quedarían a una altura superior a la del ojo).

El armario preparado 2

Escrito el 09 diciembre, 2008 por admin

El armario preparado
Un armario sorpresa: la mesa se vuelca y aparecen baldas, aptas para la vajilla, cajones (para la mantelería) y cajoncillos para los cubiertos. Es una solución a tener presente sobre todo en los espacios pequeños, o —cuando no falta espacio— si se quiere liberar el mayor número posible de metros cuadrados para la sala de estar. El ejemplo que presentamos es de refinada ejecución en raíz y acero satinado.
Tres secuencias, en distintos momentos, de la misma decoración: un armario contenedor cerrado por una puerta libro. En poco espacio hay absolutamente de todo: la mesa extraíble, los cajones necesarios para guardar los cubiertos y los manteles, las baldas para los platos, los vasos y las tazas, con diferentes dimensiones. Se trata, evidentemente, de una solución estudiada para espacios reducidos y proyectada con cuidado. El material empleado es el laminado plástico de color blanco, fuerte y fácilmente lavable en caso de necesidad.

Muebles contenedores para las vajillas 0

Escrito el 09 diciembre, 2008 por admin

Las necesidades para cada uno de estos artículos son distintas. Para la vajilla se precisa baldas con una profundidad óptima de 40/50 cm; en cambio, para los cubiertos y accesorios son necesarios pequeños cajones, no muy altos ni muy profundos; la mantelería, finalmente, exige cajones más amplios, altos y profundos.
Asimismo, hay que tener en cuenta, además de la forma de los contenedores, las alturas medias que condicionan su uso. Las mesas, actualmente, miden alrededor de los 70 cm; esto condiciona la altura de los contenedores eventualmente coordinados con aquellas. Así pues, una altura de 140 cm viene a ser la máxima accesible para los cajones; más allá de este límite únicamente se podrá usar (y mal) algunas baldas, puesto que de otro modo resultaría imposible ver lo que se usa, y, en cualquier caso, sería dificultoso extraerlo. Llegados aquí, se puede pasar a la elección de los elementos. Estos serán de distinto tipo según las exigencias de las diferentes decoraciones. Si hay que ordenar pocas cosas, podría bastar con un largo contenedor bajo, en lo posible integrado armónicamente con el resto de la decoración. Si las cosas a contener son muchas, o fastidiosas, habrá que optar por un verdadero armario, animado aquí y allá por huecos que interrumpan su excesiva monotonía. Si, por último, se dispone de poco espacio, lo ideal es el armario «preparado», con mesa extraíble y volcable, y que contenga en un único mueble baldas, cajones, ca-joncillos y todo lo necesario para cumplir eficientemente todas las funciones conexas con la comida. Por cierto que, en cualquier caso, las soluciones de esta zona tendrán que estar coordinadas, en cuanto a materiales y líneas, con las del resto de la decoración.

Muebles contenedores para mucha vajilla 0

Escrito el 09 diciembre, 2008 por admin

Para mucha vajilla
Una pared montada como ésta puede content fácilmente toda la vajilla ) los accesorios para la mesa. Aun cuando se tra de una solución que normalmente se evita por considerársela demasiado «cargada», un contenedor de este tipo es en realide una «mina de espacio» qi permite poner orden y racionalidad a una serie di exigencias.
Para guardar toda la vajilla, los manteles y los accesorios que pueden se indispensables o al menos útiles en un salón comedor, ésta es una idei a tener en cuenta. Se trat de tres elementos armario, interrumpidos, con el fin de aligerar el conjunto, por algunos espacios abiertos. El conjunto, que puede asum aspectos muy diversos de acuerdo con el empleo de iguales elementos de base tiene gran capacidad y utilidad. Recuérdese, desde el punto de vista funcional, que estos contenedores no tienen una profundidad de 60 cm la de los armarios de noche , sino 40150 cm.

MUEBLES CONTENEDORES COMO DIVISOR 0

Escrito el 09 diciembre, 2008 por admin

Como divisor
Un contenedor bier estudiado puede servir útilmente como divisor, e especial  como en este caso para separar visui e incluso funcionalmente, comedor de la sala de estar. Aquí, los contenedores están insertados en los múrete que enmarcan a la chimenea. Obsérvese el contenedor extraíble que funciona también como carrito.
También éste es un contenedor para vajilla, perteneciente a un tipo muy difundido. Está realizado como un ejemp bastante complejo y con aspecto de «importante». Hacia la sala de estar se presenta como una librer en cambio, hacia el comedor, como un contenedor tradicional paisaje vajilla, con un plano de apoyo incorporado para facilitar el servicio de la mesa.

EL COMEDOR Y LOS MUEBLES CONTENEDORES 1

Escrito el 09 diciembre, 2008 por admin

Entre tantas cosas caídas en desuso en nuestra época se cuentan también el aparador y el guardavajilla, tan estimados por nuestros padres y abuelos: dos increíbles, pesados e infaltables muebles que, enfrentados a los lados opuestos de la mesa en toda casa que se respetase, servían para guardar platos, cubiertos, manteles, botellas, accesorios y  siempre a la vista  los bellísimos servicios de cristalería y de porcelana.
Ello no obsta para que  condenados muebles tan molestos, bien por la moda, bien, y con mayor razón, por la falta de espacio continué presente la necesidad de guardar vajillas, manteles y accesorios en el interior de la zona del comedor, o en lugar suficientemente cercano a la misma como para poder permitir su uso sin problemas. Una necesidad quizá redi-mensionada, ya que nuestras costumbres atienden por cierto que en menor grado a las dignidades formales de otra época; aunque no por ello éstas dejen de estar presentes.
Resumamos. Es necesario encontrar espacio, en la zona del comedor, o bien en las ligadas a ella fun-cionalmente, para la diferente vajilla (platos, vasos, soperas, botellas), para los cubiertos y los accesorios (pinzas para el hielo, cascanueces,  sacacorchos, etc.),  así



↑ Top