Guía interactiva de Decoración de interiores y Estilos

DECORACION INTERIORES



Muebles para el hogar 0

Escrito el 25 julio, 2009 por admin

Blanquear la madera
Para recuperar un mueble viejo, te proponemos una sencilla idea para darle un aire campestre, como el bufete bajo de la fotografía. En primer lugar, se debe decapar la superficie del mueble y luego blanquea lo con pin un .1 blanca rebajada con agua. Una vez seco, se pintan las rayas a mano alzarla, procurando que el pincel no esté muy empapado. Finalmente se perfilará con un lápiz los pensamientos y se pintarán con acuarelas.

Decorar dormitorio 3

Escrito el 22 mayo, 2009 por admin

Volvamos a nuestro tema fundamental. Profusión de muebles ostentosos con su sobrecarga ornamental, llamativas alfombras, suntuosos cortinados y un sinfín de adornos se advierten en los ambientes adinerados de entonces. Pero ese entonces fue muy amplio. La Era Victoriana abarca tres períodos, el primero de los cuales termina con la Exposición efectuada en el Palacio de Cristal londinense. Cobra importancia durante ese período la impronta clasicista, pero cediendo paso al exceso ornamental, lo que determinó el brote de otra inquietud muy en consonancia con la índole romántica del pueblo inglés, el gótico. Este estilo, ya en 1810 había, brevemente, resucitado como una reiteración de lo que habían impuesto, sucesivamente, Batty y Thomas Langey, Sir Wílliam Chanders y Thomas Chippendale.

Muebles madera estilo isabelino 0

Escrito el 27 febrero, 2009 por admin

Un arcén de encina, de estilo isabelino, a pesar de ser un mueble, reviste ciertas características arquitectónicas y puede llegar a constituir, en sí, un buen ejemplo. Su rectangularidad, su sencillez, su estructura, en fin, parecen aceptar el diálogo con las decoraciones como la Rosa Tudor y las lacerías. Por su parte, las sillas lucen en sus respaldos cintas entrelazadas que suman un matiz amable.
En aparadores, mesas y camas, características isabelinas son los soportes llamados “bulbos de melón”, cuyos detalles ornamentales proponen la contemplación de las clásicas hojas de acanto, sarmientos de vid y capiteles jónicas o dóricas. Similares aspectos se aprecian en las largas mesas. Si nos trasladáramos imaginativamente hasta Hampton Court, el inmenso palacio situado a 25 kilómetros de Londres, podríamos ver la mayoría de las características ae los estilos (resumibles prácticamente en uno) que hemos estado estudiando.



↑ Top