Guía interactiva de Decoración de interiores y Estilos

DECORACION INTERIORES



Muebles rusticos madera 0

Escrito el 24 septiembre, 2009 por admin

En pino de Flandes. De estilo rústico, es de Gaydel y lo venden en Hada. La silla, de importación, en Beardsley. Caja de madera de Doña Petra y perchero de Country Colors.

Estilo Chippendale 0

Escrito el 20 marzo, 2009 por admin

Chippendale
La figura de este creador del estilo que lleva su nombre surge, espléndida, en medio del siglo XVIII, como el más claro de los ejemplos que sirven para ilustrar el primero de los principios estéticos, aplicado al arte del mueble. Evidentemente, pocos como él lograron conjugar la unidad y la variedad. Y si, en algunos aspectos, pudo prevalecer la faz ideológica o creativa sobre la realizadora o ar-tesanal, lo que sobresale es su inventiva “recreadora”. El arte egipcio, el chino, el gótico, el francés, el holandés, le sirvieron para reunir una amplia gama de influencias dentro de una perfecta unidad estilística típicamente inglesa.
En su libro “Guía del Caballero y del Ebanista , que data de 1754, Chippendale da un amplio panorama del mueble de su tiempo. La importancia de esa obra confirma su vocación cuando ya hacía un par de años que, desde el taller de su empresa, lograba en Londres complacer los gustos más variados de una clientela exigente, en su calidad de amueblador y decorador de importantes mansiones. El moblaje diseñado por Thomas Chippendale se destaca, por la calidad de su sentido artístico, que jamás cae en la vulgaridad. En cuanto a sus líneas, prevalece siempre la armonía del conjunto que lo hace distinguible en tal sentido más que por las características de los elementos empleados. Cabe, pues hablar de lo que los ingleses poéticamente sugieren cuando pronuncian la palabra “feeling” que viene a significar sentimiento o si se prefiere, “clima”.

Mesa de encina 0

Escrito el 18 marzo, 2009 por admin

Mesa de encina, comienzos S. XVII. Museo Victoria y Alberto, Londres.
Época de restricciones, impuso algunas como las que consistían en substituir materiales costosos por otros más accesibles. Hacia 1710, empezó la moda del ‘gesso’. Mediante una mezcla de yeso y cola reemplazaban los adornos de madera tallada. La misma mezcla podría llegar a cubrir el mueble entero con este estuco. Y se empleó, asimismo, en los marcos de los espejos, llamados entonces “looking glasses”, de formas muy variadas y, a veces, de contornos movidos. Piezas como el llamado “tall-boy” (muchacho grande) cómoda que consta de dos arcones superpuestos, aparecen asimismo en el período Reina Ana, que tanto aportó al arte del mueble, con la moda del barniz empleado según la manera oriental, eco de la influencia japonesa ejercida en el período anterior por Daniel Maroto.

Decoración de interiores y art nouveau 0

Escrito el 17 marzo, 2009 por admin

Desde la última década del siglo pasado el art nouveau mantiene su influencia en la decoración de interiores. En la actualidad aparece principalmente en el diseño de los papeles vinílicos.
Las tendencias de la abstracción geométrica determinan a su vez una inmensa gama de motivos que cambian la óptica mural de las habitaciones con sus juegos de formas objetivizadas en positivo y negativo, por yuxtaposición y transparencia y con cierto lirismo de color .
La abstracción cinética introduce el movimiento virtual en cortinas, alfombras, papeles y revestimientos cerámicos. Diseños de Gaetano Pesce.

Cama con baldaquín, S. XVII. 0

Escrito el 15 marzo, 2009 por admin

Típica de este periodo es la silla escritorio que llega a perdurar hasta dos décadas después para constituir el primitivo Chippendale. Según nos lo recuerda Otto Klein en su estudio sobre el estilo Reina Ana, durante aquel tiempo el juego de azar, aparte la corriente de especulación finaciera, llegó casi al írenesi -fenómeno muy común en épocas de depresión económica-. Su repercusión en el mueble significó una aportación, digamos, “funcional”: la gran cantidad de mesas de juego, entre las que cabe citar las plegables, usadas, asimismo, como mesas de arrimo, se apoyan en cuatro patas cabriola adornadas con las típicas conchas festoneadas y terminan muchas veces en un pie de león agarrando una bola. Detalles interesantísimos completaban este tipo de mesa de juego en la que no faltaban cajones para depositar dinero.



↑ Top